domingo, 2 de noviembre de 2008

DIARIO DE UNA GUERRERA DE LA LUZ


Aunque lo parezca no me he olvidado de nadie. Tengo presentes a todos mis visitantes cada segundo de mi existencia. Primero fueron las vacaciones de verano y a la vuelta al trabajo me encontré envuelta en una vorágine que por poco se vuelve incontrolable. Me pidieron que sustituyera a una compañera de la alcaldía que dió a luz y yo, como tengo que reconocer que me sucede y que no acabo de aprender a hacerlo, no supe decir que no. Creí que serían unos días hasta que contrataran a alguien y se conviertió en un mes. Un mes durante el cual creí interminable. Allí el trabajo era estresante y volvía a casa exhausta. Sabía que no debía esforzarme tanto pero..... por otro lado no quería rendirme. En las tardes apenas tenía cuerda más que para descansar. Todo se quedó relagado, mi vida era poco más que el trabajo y recuperarme para el día siguiente.
Cuando al fin volví a mi sitio, el trabajo acumulado se obligó a seguir con el mismo ritmo hasta el punto de que tuve que ir algunas tardes. En casa ni me acordaba del ordenador ni de nada más. A todo esto el ordenador de casa se me estropeó y como quien se encarga de estas cosas es mi hijo y él estaba de cabeza con las oposiciones a las que se iba a presentar no ha tenido tiempo de arreglarlo hasta la semana pasada.

En fin.... que aqui estoy de nuevo. Tengo que ser sincera y por eso diré que contenta pero cansada. Paso tantas horas entre papeles, ordenador y teléfono que cuando vuelvo a casa todo esto me da rechazo y aunque el deseo de escribir y saludaros es fuerte, mi cuerpo apenas me responde.

Hace días que trato de pintar de nuevo. En mi mente hay muchas cosas que plasmar pero intento centrarme y plasmarlo y ..... nada...... no consigo decidirme por algo.

Hoy me he dado cuenta de que lancé las campanas al vuelo demasiado pronto. No se puede burlar la enfermedad tan facilmente, sobre todo porque los habitos que nos llevan a ella no son sencillos de detectar y eliminarlos. Yo pretendo seguir, a pesar de todo lo aprendido, con mi afan de abarcar demasiadas cosas.

La otra noche, en mitad de un sueño, me desperté escuchando una voz que me decía: " TU HAS ELEGIDO" . Desde entonces no dejo de preguntarme a qué se refería. El día a día está lleno de elecciones, ¿cual había sido la mía? ¿a que elección se refería mi guía?. Hace meses decidí plantarle cara a la fibro y volver a trabajar y aunque los dolores nunca han desaparecido del todo la depre se fué y las ganas de vivir me han permitido vivir como una persona aparentemente sana. Yo entonces creí que mi elección era sanar y hacer todo lo posible por conseguirlo, pero ¿lo he hecho?.... puede que no. He de reconocer que sigo siendo muy exigente conmigo misma. Sigo sin escuchar mi cuerpo, me obligo a seguir adelante aun cuando el me grita que necesita descanso. Permito que mi mente siga llevando las riendas.... vivo mis dias conforme a lo que mi mente me dicta. Hoy me he dado cuenta de que sigo sin saber distinguir lo que deseo de verdad y lo que creo que deseo o debo desear. Sigo pretendiendo ser una supermujer unque hace tiempo que creí que lo había superado. Sigo echándome obligaciones encima sin darme cuenta de que ese peso me volverá a vencer.
En fin, que sigo confundiendo elección con renuncia, palabra que siempre me ha causado espanto y no deseo seguir haciéndolo., pero tambien me causa espanto caer de nuevo en la depresión. Meditando un poco sobre todo esto me doy cuenta de que siempre he sido una persona con terror a parecer deprimida y reconozco que el motivo es que mi entorno desprecia a estas personas o al menos a mi me lo parece.
En realidad se que me tiene que dar igual lo que piensen los demas de mí, pero en mi fondo interno me sigue doliendo su rechazo y por eso sigo pretendiendo ser la persona que ellos aprobarían.

¡Bingo! creo que acabo de dar con el quic de la cuestión y es que a pesar de todo lo andado y aprendido sigo dejando que mi necesidad de aceptación marque mis pasos y así solo voy derecha al desastre.
Bueno pues mi decisión de hoy es marcarque esto en mi mente y repetirmelo constantemente para no volver a olvidarlo y hacerlo la guia de mi vida:

"SOY UN SER MAGNIFICO Y NO NECESITO LA APROBACION DE LOS DEMAS"

Buen domingo a todos y hasta pronto. Yo me voy a tumbar en el sofá a descansar mientras veo un capitulo de HAIDA, que la risa es la mejor terapia.

6 comentarios:

Monik dijo...

Te echamos de menos...mucho ánimo y un abrazo fuerte!!

Sabrina Isabel dijo...

Josefina!!!!!!!Amiga de mi mi alma!!!!Cuanto te etxrañé!!!!Cuantos cambios en nuestras vidas!!!Una vez más leerte hace sentirme identificada!Lo de las campanas!Lo de la aprobación,la depresión!Creo que nuestra tarea en la vida es aceptarnos y acpetar lo que nosotras somos capaces de dar sin compararnos a otros y ser feliz en ello!Ser feliz de que hoy pudiste levantarte y respirar!!!Quizas para otro sea nada y para nosotras es mucho,porque a veces nos duele hasta eso!
Gracias por pasar!!!Te Extrañe mucho!No corras muy aprisa!!!Cuidate amiga!y nunca nunca te rindas!!!Voy a guardar tu correo para enviarte los mail que mando con cada entrada del Blog de Nachito!No se si sabías lo de mi Angel,cuando tengas un tiempito ponete al tanto y se que la paz que transmite mi Rey te va a llegar!!!Cuidate por favor!!!!Te quiero!!!

Diana Puig dijo...

Hola que alegría de volver a tenerte por aquí. Entiendo que a veces las elecciones pueden desviarse y sentir que tal vez nos hayamos equivocados, pero si no se hace puede quedar la duda y tampoco es bueno. Espero que a pesar de tu cansancio infinito, sepas apreciar todo el trabajo y esfuerzo que has realizado, porque vale la pena. Estoy contenta de tu retorno, eso sí poco a poco. Un abrazo, didi.

nara dijo...

me alegra que estes de vuelta, parece que el invierno nos hace regresar a todos !!

besos.

angela dijo...

Te echaba de menos, me gusta leerte y te deseo que vuelvas cuando te tomes tu tiempo.Un abrazo Angela

Milagros Sánchez dijo...

Se te echaba ya de menos y nos encantó verte ayer aparecer por nuestro espacio como en "los viejos tiempos" ...ja,ja,ja
Nosotras también vamos agobiadas de tiempo, de trabajo y de tantas cosas que se nos van acumulando desde que terminaron las vacaciones pero aquí estamos compartiendo tu reflexión y eso es lo más importante ¿no te parece?
Una buenísima terapia el escribir y releerlo luego para comprobar nuestra capacidad de aprendizaje.
Te mandamos besos multicolores y procura hacer las cosas sin pensar en los demás.