sábado, 8 de enero de 2011

CARTA A JAZMIN

Querida Jazmín hace nucho que no te escribo y tengo mucho o poco que contarte, segun se mire. Han pasado las navidades y nos hemos adentrado en un año nuevo. Mi jardin ha estado presidido por esa fea imagen de tristeza que sentia ante la llegada de estas fiestas que a más de una persona sumerge en un halo de melaconlia sin saber ni siquiera por qué.He intentado varias veces hacer una nueva entrada, más positiva, pero ha sido imposible.  En losdias en los que lo escribí ya andaba cansada y tontorrona y el domingo antes de noche buena amanecí bastante trastornada y acabe en urgencias. No tuve más remedio que quedarme en casa de baja toda la semana. El viernes, noche buena nos fuimos Sabrina y yo a cenar a casa de mi hermano, el que vive en mi barrio, y cenamos con la familia. Toni estaba de guardia hasta por la mañana. El día de navidad si comimos juntos, es decir, nosotros dos, Sabrina y David y María, su novia. El resto de las fiestas he estado de vacaciones pues junté losdías que nos da el Ayuntamiento con los que tenía pedidos de asuntos propios, así que no he ido a trabajar hasta ayer día 7. Afortunadamente no he estado sola. El día 27 vino Susana, una amiga entrañable que vive en Valencia y estuvo aquí hasta la mañana de noche vieja. Hemos dados buenos paseos, una noche nos dieron las tantas consultando las runas y otra estuvimos reformando una mesa antigua que traía de su madre. Lo pasé muy bien con ella aunque me temo que no andaba con muchas fuerzas y no se si he sido la anfitriona que ella se merece.
Lo mismo me ha ocurrido con nustros amigos catalanes, Jóse y Maria Dolores, que vinieron la noche vieja y han estado con nosotros hasta el día 5. Pasamos una noche estupenda y creo que despedimos el año con alegría y buen rollo ( colgaré fotos en el blog de fotos).Hemos pasado unos días muy relajados, comiendo, bebiendo, viendo pelis, etc. Ella es muy tranquila y le gusta estar en casa en pijama, igual que a mi.

En fin, Jazmín que la compañia de mis amigos me ayudó a mantener a raya a esa tristeza provocada por el desaliento de ver que de nuevo mis fuerzas se merman y amenaza con parar mi vida. Ahora de nuevo volvemos a la normalidad y ya veremos hasta donde llego.

El día de noche vieja te llamé pues tenía verdadera necesidad de oir tu voz  y Juan me dijo que estabas descansando porque habías estado todo el día fuera. Espero que al menos sigas alternando esos ciclos de mejoría. Te deseo lo mejor para este año 2011 y te repito como siempre que te llevo en el corazón.

un abrazo mullidito

1 comentario:

Aurora dijo...

yo tambien te llevo en mi corazón.