jueves, 3 de abril de 2008

AMANECE DE NUEVO


En estos últimos días he tomado grandes decisiones. Decisiones que ya han comenzado a cambiar mi vida.

Hace casi un año Victor Claudín contactó conmigo para preguntarme si quería contar mi historia en el libro que estaba preparando (FM, la verdad desnuda) y lo primero que me preguntó fue que como me sentía, a lo que yo le contesté: “vivo en una estación de ferrocarril, viendo pasar los trenes, pero sin poder coger ninguno”.

Pues bien, ya me he cansado de ver pasar mi vida sin hacer nada al respecto. Hasta ahora era ese trastorno que no deseo nombrar el que la conducía, el que me decía esto sí, esto no, pero eso se acabó, ahora MANDO YO, y yo he decidido apostar por vivir la vida, y esto significa implicarse en ella, no en verla pasar. Ahora me siento creadora de mi realidad, he experimentado que según como piense y sienta así será ésta. Ahora me enfoco en el pensamiento de que soy una persona llena de vitalidad y salud, con unas ganas enormes de vivir. Ahora cada día vivo cada instante y cada segundo como si fuese único e irrepetible y esto funciona de veras pues despues de casi dos años me siento viva de nuevo, he conseguido poner de nuevo los pies en la tierra, aunque, eso si, con una mano me cojo bien al cielo porque mi espiritu se alimenta de ahí y él es definitiva el que me hace vibrar.

jdiana

10 comentarios:

Aurora dijo...

querida amiga, lo hemos decidido y estamos juntas en este trayecto llamado vida. Hacia tantos años que espera este tren... y por fin ha llegado. LA FELICIDAD NOS ACOMPAÑA EN ESTE VIAJE. BESOS

Cristina dijo...

Me parece estupendo el tren la historia y todo lo que concierne a ella. Tus palabras son tan optimistas que llenan toda la pantalla, por cierto, yo os iré visitando en las estaciones ¿estamos?
Me sorprendes, espero que estés bien.

okaza carlita dijo...

Hola! Hoy si me hiciste llorar... pero llorar contenta, de alegría. Yo tenía miedo de tomar ese tren ¿sabes? le tuve miedo toda la vida... a veces, aunque ya ando montada y he recorrido parte del trayecto, me tienta la idea de bajarme. Me tienta porque recuerdo que mi mamá no quiso saber más de mí, me tienta por los errores que he cometido y que han hecho infeliz a mi pareja... pero sabes? la última vez que vi el cuerpito de Iñaki le prometí que nos íbamos a subir a ese tren con Manolo... después, con mucho esfuerzo, subimos a su papá. Y qué te he de decir, Antón nació en ese tren... mil gracias Jdiana por compartir todo esto con nosotros.
Besos.

Maga Viajera dijo...

Hablando de vida... Tienes otra joya en mi blog para adornar tu jardín... Te espero. Un beso!

Sabrina Isabel dijo...

Diana,que lindo!!!Me alegra tanto po vos y Aurora!!!Que todo lo que emprendan les llene el alma y lo disfruten profundamente.Yo me subo al tren todos los días,aunque esté duro el camino,mi felicidad es disfrutar del recorrido cada día y llegar a la noche y ver que pude transitarlo!!!Cada día despierto con la esperanza que el camino sea menos duro y si sigue duro ruego tener mayor fuerza para seguir transitandolo!!!Me siento profundamente Feliz de lo que nos contas,realmente hoy llenaste de esperanza y de ilusion mi recorrido!Gracias Amiga!Que bueno que pasé por tu jardín Hoy!!!

Laura dijo...

Llego a tu blog y descubro que compartimos muchas cosas, empezando por la enfermedad, que sospecho que tenemos en común. En mi caso, no sé en el tuyo, además, me han diagnosticado SFC. Yo tampoco quiero que eso sea el centro de mi vida, claro, pero cuesta trabajo.
Lo que quiero decirte es que me alegro de haberte encontrado. Tu jardín transmite mucha paz y mucha serenidad. Justo lo que nos hace tanta falta.
Un gran abrazo

Laura dijo...

Como no tengo cuenta en blogger, te dejo la dirección de mi blog:
htpp://brujaroja.wordpress.com

Poetiza dijo...

Saludos. Me parece genial que decidas tomar ese tren y vivir. Un placer pasar por tu jardin. Cuidate.

carme manresa dijo...

Hola amiga, como me alegra tu decisión de subirte al tren de la vida y disfrutar del trayecto, esa es una decisión excelente, de verdad que me alegro de corazón.
Espero poderte seguir algún día, hace tiempo que lo intento; pero siempre estoy rodeada de circunstancias que me lo hacen difícil, ya no es sólo el cargar siempre con nuestra "fija compañera", actualmente parece que camino por lugares difíciles y llenos de obstáculos, lo que me dificultan llegar a la estación por donde circula ese maravilloso tren en el que te has subido y parece que Aurora te acompaña. Felicidades para los dos.
Te mando fuerte pero suave beso.
Carme, la bruja nocturna

Dinora dijo...

No solo puedes viajar en el tren que gustes.. hasta puedes ser la maquinista! ;)

Un Abrazo...