miércoles, 22 de julio de 2009

MIERCOLES, 22 DE JULIO

Hola querida Jazmin, de nuevo regresé a la oficina. Son las ocho y media de la mañana y creo que me espera un largo día pero antes de nada le robaré unos minutos al día para acercarme a tí. Hoy estoy especialmente sensible y necesito aligerarme. Siento ganas de llorar, aunque no se bien porqué. Bueno, a decir verdad si que lo sé lo que ocurre es que no quiero reconocerlo. Esta mañana me ha costado bastante ponerme en marcha, la noche ha sido calurosa y he dormido mal. Ahora el dolor ataca fuerte y cuesta darle de lado. Las manos me duelen cada vez más y las tengo cada más rigidas y afectadas. Me da rabia que no quieran ver esto que me está pasando. Esto no es fibro y unas veces me dicen que es artritis, otras artrosis, otras que me aguante...tengo 52 años y creo que no es edad para dejar que la artrosis (o lo que sea) me invalide porque es propio de la edad. Yo me siento joven y tengo mucho que hacer en la vida. Me aterra no saber contra que lucho porque de esta manera no sé como vencerlo y me está ganando terreno. En fin, que me he tomado un adolonta y ademas un neobufren y espero que el dolor ceda algo y me deje echar la mañana pues tengo trabajo que hacer. Mi jefa, Carmen está de vacaciones y yo estoy aprovechando para ponerme al día. Despues de la mudanza por fin voy consiguiendo tenerlo todo ordenado y me voy poniendo al día con Medio Ambiente, la Delegación nueva que le han dado. Me encanta el trabajo que hago, cada día es diferente al otro y se hace muy ameno. Cada mañana consigo acudir al Ayuntamiento con renovada ilusión. Creo que la causa de que hoy me sienta tan triste es el miedo a que mis dolencias me paren de nuevo y me vea recluida de nuevo en casa.
Anoche hablé con una chica, se llama Alejandra y es argentina, me la ha recomendado Cristina, mi psicologa, y hemos quedado en vernos mañana para hablar y ver si es posible que se venga a mi casa. Yo no me he metido prisa en buscar a nadie pues interiormente me niego a que Reyes se vaya, aunque comprendo que lo tenga que hacer, es solo que yo me había hecho a la idea de que era parte de mi vida y ahora siento que las bases se resquebrajan. Precisamente ahora no contaba yo con un cambio así y me está costando asimilarlo. Constantemente me digo que encontraré a alguien que la sustituya y que haga su trabajo igual o mejor que Reyes, pero es que ella no es simplemente la persona que limpia mi casa, sino que ha llegado a convertirse en una especie de hermana y madre para mí, y dejar que se aleje de mi casa duele, duele mucho.
Bueno guapísima, corto el rollo que tengo que trabajar y tu estarás cansada de leer. Espero que me contestes y me cuentes como vas tú, sobre todo como te está sentando la dieta anticandiasis y el tratamiento de la Cala. ¡ah! y no te preocupes por mí, que esta tontería se me pasa pronto. Aqui en la oficina por lo menos hace mucho fresquito y en cuanto me sumerga en los papeles me pongo mejor.
Un abrazo
Diana

1 comentario:

Aurora dijo...

querida Diana, la vida es como el mar a veces trae cosas a la orilla y luego se las vuelve a llevar, forma parte del oleaje. Quizas Reyes ya es una hermana para ti y por ello, tiene que forma parte de ti de otra manera, acepta y sueltala y veras que pronto, llegara alguien nuevo, renovado, con mucha fuerza e ilusion. Hoy mi dia ha sido regular, estoy deprimida al ver que sigo igual que siempre, me levanto, tomo te, dos horas operativas y... se acabo; hasta cuando durara?? bueno mañana me levantare con animos nuevos un beso