domingo, 25 de noviembre de 2007

CANTO A LA MUERTE DE MI PADRE



¡Quisiera decirte tanto!

y sin embargo no atino.

Se me agolpan las palabras,

siento; pero no escribo.

Sí, siento llorar mi alma

porque te añoro y no te veo;

y siento brotar la rabia,

tantos días contenida

por saber que te perdía;

y el deseo de abrazarte,

y de decirte te quiero;

y de hablarte;

y de mirarte;

y de cogerte las manos.

Y siento……un gran vacío.

Siento pena por tu falta

y siento rabia por tu suerte,

siento añoranza de tu risa

que se la ha llevado la muerte.

Siento….. ¡siento tanto!

que lo vuelco en estas líneas

y te dedico este canto.

Hace ya años que se fue, que tuve que afrontar la rabia de su pérdida. Hace años que está más cerca de mí de lo que nunca estuvo porque se instaló en mi corazón y aquí sigue guiando mi camino.

1 comentario:

Aurora dijo...

Que bonito escrito... me alegro de que tu rabia, se haya convertido en amor, es el gran paso de la vida.